miércoles, 27 de julio de 2011

Lodela une a la familia...

No creo que alguien recuerde ese slogan. Ni siquiera los de mi generación o camada, a pesar de que soy de las personas que a Goofy le dicen Tribilín y a Tinker Bell, Campanita, y a Minnie, la Ratona Mimí. No soy viejo, pero tengo un poco atrasado el oído y los gustos. Soy de acción retardada, por eso quizás recuerdo el slogan que le da nombre a este post.

Si uno camina por los pasillos de juguetes del supermercado hoy en día, se encuentra con Max Steel, Transformers "aniñados", Barbies mostrando un estereotipo de la rubia tonta cada vez más marcado, juguetes para bebés con la efigie de Elmo (que cuando tu mamá comía mocos, él ya era el dueño de la ciudad) y otros juguetes que ya hacen cosas por sí mismos, como para que los niños sólo accionen un mecanismo y el juguete haga el resto.

Creo recordar como algo muy borroso, cual palimpsesto, algún comercial de lodela de la tele ochentera. Si mal no recuerdo, era un kit para armar el cuerpo humano. Y lo comercializaba Lopez De Lara, o sea, LODELA, empresa que hasta finales de la década de los noventa del siglo XX existía, y se dedicaba a comercializar modelos a escala para armar a precios sumamente accesibles.



El primer modelo que intenté armar...Los tiempos gloriosos de la bolsita de plástico de la línea económica.


La primera vez que tuve contacto con un modelo de LODELA fue un día que mi abuela viajó a Oaxaca a verme. Tendría escasos 6 años. Mi abuela me sacó a dar la vuelta, y fue así que entramos a un supermercado, en aquel entonces, por aquellas latitudes "Blanco...abarata la vida". Mi abue me dijo que me compraría alguna cosilla no muy cara, y yo, sin dudarlo un instante, me abalancé sobre una bolsita de plástico con una tarjeta de cartón que tenía el logo del óvalo rojo y las letras azules. A través de la bolsita, transparente, se veían las piezas del navío La Reale, en plástico inyectado color verde pistache...pa que vean que me acuerdo.

Ese fue el primer modelo que intenté...al menos...armar. Despegué las piezas del arbolito de plástico con las manos e intenté pegarlo con Kola Loka, resultando en un barquito mal armado...aunque no entendía por qué no ponían las piezas del mismo color que la imagen de la tarjetita de cartón engrapada a la bolsita. De igual manera, ignoraba que debía separar las piezas del arbolito con alguna herramienta especial, y por supuesto, lijar las rebabas, pegar, y pintar, para conseguir así un modelo estático.


Aparte de 1 modelo de plástico para armar, contenían calcomanías de muy alta calidad, y para quienes tuvieran paciencia, dedicación y buena herramienta, horas o días de dedicación y satisfacción al ver la maqueta terminada.


Fueron años, sobre todo tras venir a vivir al DeFectuoso, que me topé en muchas ocasiones con la línea económica de Lodela, que se vendía en bolsitas en la Comercial Mexicana a escasos 6 pesos, y que ahora extraño. Modelos de tal talla, precisión y rareza como un avión Vampire DeHavilland, portaaviones a escalas ínfimas, y nada menos que el Módulo Lunar y el orbitador Apolo...llegué a tener todos esos, y mi ansia siempre fue armarlos para poder jugar con ellos...sí, jugar. No entendía cómo es que no pensaban en hacer que a ciertos modelos se les pudieran abrir y cerrar los trenes de aterrizaje, pensaba que los vendían para jugar...no entendía el concepto de modelo estático, pero de algo que estoy seguro, es que me la pasé bastante bien con el orbitador del Apolo jugando a que era una nave capaz de viajar a mundos distantes.


No lo tenia a los 10 años, pero ahora lo tengo...sin embargo, LODELA ya no existe. Por cierto, esta foto no es de mi mesa de trabajo, me la encontré en Internet. Pero más o menos se parece a lo que tengo actualmente: un juego de cuchillas, dos aerógrafos, una compresora, muchas pinturas y muuucho periódico en mi mesa.


Llegué a tener muchos modelos por el precio tan irrisorio que les ponían, y fue cuando como a los 10 años comencé a intentar mis primeros pasos en el modelismo estático. Una camioneta de Revell (distribuida por LODELA, por supuesto) que intenté pintar con la línea económica de pinturas de la misma marca, un pincel y cosas así. Me frustré mucho cuando descubrí que pintar un modelo con pincel era como pintar un coche real con brocha. Fue algo que tampoco comprendía, yo insistía que con el pincel se podría dar un acabado igual que el de los vehiculos reales. Veía muchos otros modelos en el super con cierta veneración por el precio (unos estratosféricos $100 o más o menos) submarinos, aviones, coches, modelos en caja de cartón que estaban fuera de mi línea de crédito, porque a lo que yo aspiraba siempre era a la línea económica en bolsa.

Pasaban, iban y venían los años. Hubo un hiato entre la secundaria y la prepa, donde no armé nada. Donde dejé de armar cosas porque perdí el interés, pero desde el exterior lograba ver una evolución en esta marca. Cada que iba al super me topaba con algunas otras cosas, por ejemplo modelos de ciencia ficción, como el USS Voyager de Star Trek y sets y naves importados por LODELA festejando el 20 aniversario de Star Wars.  Y también un declive, puesto que la línea económica de bolsita había desaparecido por completo. Antes una buena parte de los anaqueles de juguetes estaba llena de cajas para modelos.

Con la prepa llegó mi primer computadora y el Internet a una gran velocidad de 56kbps. Y por supuesto, llegó también la curiosidad de aprender ciertas cosas, entre ellas, sobre cómo armar un buen modelo a escala. Me dí cuenta de lo que sé ahora, que se requiere de paciencia, herramientas, un buen aerógrafo y pinturas decentes. Volví a intentarlo, y me paré de nuevo en el super. Yo tenía siempre la curiosidad de ver en donde se hacían ciertas cosas, y la mayoría de productos LODELA decían "hecho en México", de vez en cuando alguno hecho en USA o cosas así, pero esa vez, cuando fui a comprar algo, que por cierto lo encontré muy barato pues era de liquidación, decía "Hecho en China". Era un U-Boat alemán de la segunda guerra mundial (un submarino, vaya) que fue mi primer intento "al aerosol", lo mismo que otro avioncito de la supuesta nueva línea económica en caja chafita (ya a $50 pesos) los cuales igual me dejaron con cierta insatisfacción después de armados y pintados, y cómo no, si eran mis primeros intentos de modelismo estático con herramienta sustituta de un buen aerógrafo.

Buscando en el Internet me vine a enterar de la triste historia de LODELA, al menos en sus últimos años: en 1962 fue fundada por Apolo López de Lara, importando moldes de Revell (EUA) estableciendose una planta aquí en México, en Culhuacán, que era la que inyectaba los plásticos a los moldes. Hasta los últimos años de LODELA, siento que muchas de las cosas eran dignas de coleccionarse, hasta las cajas, que ostentaban dibujos muy bien hechos y daban una idea del producto terminado. Los instructivos, sumamente detallados, con unos cuantos párrafos sobre la historia del prototipo real, y no sólo manejaban modelos de vehículos, reales o ficticios, sino también educativos, como El Hombre Visible, un modelo a escala de un cuerpo humano que por cierto pude armar y pintar a mis escasos 11 años y que se ha perdido en el tiempo...claro, lleno de rebabas y mal pintado, pero hombre...a los 11 años, ¿qué escuincle promedio actual puede presumir de ello?.
En los noventas comenzó a importar modelos, en vez de inyectarlos en México. A pesar de esto aún eran sumamente asequibles según recuerdo, e incluso existía la posibilidad de pertenecer al Club LODELA...enviando el cupón que salía en cualquier modelo por correo (postal) y a la vuelta del correo recibías un catálogo no ilustrado sobre los modelos disponibles, junto con una calcomanía para pegarla donde quisieras. Yo tuve una...pero era demasiado tarde. Ya no existía LODELA.



Fue a finales de los noventas cuando ví las últimas patadas de ahogado de LODELA. En la Comer estaban en liquidación todos sus productos, incluso compré un 2x1 de aviones de guerra que me prometí a mí mismo armar y pintar cuando tuviese aerógrafo...ya lo he hecho con uno. Es un Arado AR196 de la Luftwaffe, el cual aún no considero terminado pues faltan un par de detallitos. Falta el otro...un poco más sencillo aunque sea más moderno.


De los últimos...y aún no está terminado. Un par de detallitos que aún faltan.

Los modelos a escala dejaron de existir en los supermercados, y ahora sólo se los ve en las tiendas especializadas, o de vez en cuando en algún almacén de prestigio como Liverpool o Sears. De hecho, como por 1999 compré mi primer modelo de Tamiya en Liverpool de Perisur, el cual también muestro ya terminado en este post, un Wirbelwind, tanque antiaéreo en la segunda guerra mundial, y hace poco, un King Tiger de Italeri el cual también cuelgo ya terminado.



Sí...tiene una gran calidad y detalle. Pero nada qué ver con LODELA. Mi Wirbelwind de Tamiya terminado.


 

Mi King Tiger de Italeri. Honestamente, en este caso, LODELA se la habría matado a Italeri en cualquier modelo, por lo chafa de esta firma italiana...

Volviendo a LODELA, el último modelo que adquirí fue en Hobbymex, una tienda en la colonia Escandón que quizás aún tenga algún modelito de esta marca ahí empolvándose. Y parece como coincidencia, que de la extinta línea lodela, encontré un avión de la extinta línea TAESA...Ahora Hobbymex maneja, como otras tiendas de hobbies, modelos de Svezda, Tamiya, Italeri, Revell, Airfix, entre otros.

¿Una premonición? ¿El modelo de una aerolínea extinta para una marca extinta? Fue uno de los que más tiempo me tardé en armar...como 2 semanas. Ya saben, los tiempos y cosas qué hacer. 

LODELA regresó como por el año 2000 probando suerte con modelos chinos de la marca Kitech, de los cuales poseo uno aún sin armar. Fue el último respiro de la empresa, absorbida para siempre por el desinterés del público en general por el modelismo estático (y aún del motorizado, como los trenes a escala) y por la imposibilidad de sostener el negocio ante gigantes internacionales como Tamiya, Airfix, Italeri y otros.


En mi humilde opinión, Kitech tiene plásticos excelentes, pero las calcomanías dejan MUCHO qué desear...Made in China.

Aún quedan tiendas, claro, como mencionaba, Hobbymex en la Escandón, Tamiya México por aquí por mi casa en Periférico sur, Trenes SA. en Plaza Satélite, y la Casa del Ferrocarrilero en Sullivan, todas manejan modelismo estático, materiales y demás. Hobbymex incluso imparte talleres. Ya si quieren Radio Control de calidad, no olviden visitar Hobby Centro, con dos tiendas, una en Lomas y otra en San Ángel, sobre Avenida Revolución. Sólo espero que el interés de quienes llegamos a comprar ahí una vez cada año o cada dos años las mantenga a flote, pues creo que no es de gusto general el modelismo, lamentablemente.

Tengo modelos pendientes; un Boeing 747 de Lufthansa hecho por Revell, un acorazado Bismarck hecho por Tamiya, y otro Boeing igualito al Revell pero hecho por Kitech. Pero ninguno ostenta el ovalito rojo de López de Lara...el modelismo ya se volvió elitista...

Por cierto...me habría encantado tener un modelo de aeroméxico de LODELA. O más bien, lo tuve, como a los 10 años me compraron uno que, igual, armé con Kola Loka y pinté con pincel. Recuerdo haber jugado poco con él pues misteriosamente se perdió. De haber sabido el valor histórico que tenía, pero en fin...

6 comentarios:

  1. hola, mis mas sinceros saludos , a una persoan que comparte mi pasión por el modelismo. Vivo en Chiapas, pero mi infancia se dio pribncipalmente en el D.F. y también realice mi primer modelo de la misma manera que tu, un dc-9, pintado con barnis de uñas, mal pegado, pero con el interés de verlo armado y jugar con el.Tambien comparto la ide de que el modelismo se ha vuelto algo exclusivo y de poco interés en nuestro país. saludos y suerte con los proyectos pendientes

    ResponderEliminar
  2. Hola al igual que tu, desde mi infancia comence con modelos lodela y tambien aun recuerdo al salir de la secu corria hacia la comer y buscaba sin pensarlo esos modelos con el logo de lodela y pensar que despreciaba los de la bolsita sin saber el valor que llegarian a tener, aun recuerdo cuando visitaba ahi en calzada del hueso el club de modelismo lodela y los estantes repletos de modelos recuerdo que tenian un mueble con modelos de bolsa a solo 15 pesos aun todavia en la universidad visitaba ese club y de repente desaparecio, aun sigo siendo un apacionado de este hobby y como tu lo mencionas no le llegan a los talones las marcas como lo era a lodela y aun ahora sin pensarlon busco en mercado libre esos modelitos en bolsa que hace mucho despreciaba y que ahora añoro... sigue con los proyectos y aseguirle dando al hobby esperando traspasarlo a las generaciones siguientes

    ResponderEliminar
  3. Parece que contaste la historia de mi vida y el contacto con el modelismo... por ahi tendo dos DC 10, uno de AMX y otro de MXA, aun sin armar... pero lo hare este año. me gusto tu colección. Encontre por un amigo ina tienda de un señor aqui en el DF que se encarga de recopilar modelos viejos de gente que los hallo en su casa y se los dio o vendio a el, encontre algunos lodelas. cajas maltrechas, viejas, pero modelos completos. Esta por eje central a la altura del eje 8. me dijeron que los fines de semana se pone en un tianguis por alvaro obregon alguien que vende modelos. igual voy siempre a GDL a Hobees, juguetes educativos y Fenix Model, pero cada vez hay menos. pero ya no compro modelos, tengo mas de 25 sin armar ! jajajajaja Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Buenas tardes, estoy buscando la tienda de tamiya pero no sé donde se encuentra yo vivo por satélite y no conozco bien el Sur. Si me puedes ayudar dandome referencias de la ubicación te lo agradecería. Saludos

    ResponderEliminar
  5. Hola Adrián, pues para mayores referencias, está la Unidad Independencia, un conjunto habitacional localizado sobre Periférico Sur. Justo frente a donde se encuentra el teatro de dicha unidad, del otro lado del Periférico, se encuentra la Plaza Bazar, ahí es donde está Tamiya México, la tienda la atiende una señora muy amable que tiene mucha variedad de artículos de dicha marca.

    ResponderEliminar
  6. Y a los demás, sí, me acuerdo que muchos de los modelos en bolsita no los valoré como debía, porque hasta ponían modelos tan importantes como el Vampire DeHavilland y el Apolo (tanto el módulo lunar como el orbital), creo que de este último compré uno.

    Los modelos que he comprado últimamente son aviones de Lodela que compré en Hobbymex, un Aerocalifornia, un Aviacsa y un Aeroméxico. Me sirven bastante bien para mi afición principal que es el ferromodelismo, pues al ser escala 1/144, se adaptan bien a la escala N.

    ResponderEliminar

Otras entradas